martes, 2 de junio de 2015

Primer premio compartido: Sandra Navarro Miranda 1ºA


LA PUERTA
Es una tarde fría, lúgubre. Está lloviendo. No hay nadie en la calle más que yo. Todo es gris, oscuro, frío. No hay coches, no hay motos. Los parques están vacíos. Sigo caminando. La lluvia azota mi rostro con furia, como si me estuviese golpeando la cara. No hay colores, todo es triste. Me detengo a contemplar el paisaje. Mis ojos recorren la calle; se paran al observar una puerta, pero no es una puerta normal. Es roja, colorida, alegre. Está cerrada. Sigo andando. No paro de pensar en la puerta, tan roja, tan colorida, pero cerrada. Seguro que guarda un misterio, y está ahí, quieta, esperando que alguien la abra y lo descubra. Llego a casa. Es tarde; ceno y me acuesto. No puedo dormir, así que repaso mentalmente como ha sido mi día. Cuando llego al recuerdo de la puerta, pienso en los sentimientos que me ha transmitido. Alegría, curiosidad, duda. Al final me duermo.
Vuelvo a estar delante de la puerta. Ella sigue ahí, roja, cerrada, misteriosa. Dudo unos instantes, y finalmente me decido a abrirla. Pesa mucho. Hago uso de todas mis fuerzas. La puerta no se mueve. Esta abierta, razono, pero no se abre. ¿Habré hecho algo mal?
“Desea”
Me despierto, es temprano. Me levanto, me visto y desayuno. Salgo a la calle. Es un día soleado, hay más gente. Vuelvo al lugar donde estaba la puerta.
No la encuentro, ha desaparecido.
“Desea”
Vuelvo a oír esa voz en mi mente. No la tengo en cuenta.
“Desea”
Tengo curiosidad, pero hago caso omiso.
“Desea”
¿Qué hago? Desearía volver a ver la puerta…
Miro la calle de enfrente y la veo. La puerta vuelve a estar ahí.
Parpadeo, incrédulo. La puerta no se mueve.
Cruzo la calle, me aproximo a la puerta.
Una vez más intento abrirla. De nuevo, ésta no se mueve.
“Desea”
Otra vez. ¿Por qué pensare eso?
“Desea”
Desea…Desea…Desea
Por fin, comprendo. Me pongo frente a la puerta. Cojo aire, hasta llenar mis pulmones. Lo suelto de una bocanada. Pruebo otra vez. Se mueve. Y así, lleno de curiosidad, cruzo el marco de la puerta y me adentro en lo desconocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario